El Partenón

El Partenón es el principal y más conocido templo de la acrópolis de Atenas, hasta el punto de constituirse en un icono de la misma, de la ciudad e incluso del país en su totalidad.

Se trata de un templo dórico dedicado a la diosa griega Atenea Partenos, protectora de los atenienses.

El Partenón fue construido entre los años 447 y 432 a.c., año en que se colocaron las esculturas del frontón que remataron el edificio, como agradecimiento a la diosa Atenea tras su victoria frente a los persas.

La práctica totalidad del edificio se construyó con mármol del monte pentélico y se levantó sobre las ruinas de un templo anterior destruido por los persas durante las guerras médicas.

El proyecto fue iniciado en época de Pericles y su responsable principal fue Fidias, arquitecto y escultor ateniense autor de la decoración escultórica y de la gran estatua de Atenea del interior. Los arquitectos Ictinos y Calícrates fueron los responsables de materializar la estructura bajo las ordenes de Fidias.

La decoración escultórica de las metopas incluía temas como la centauromaquia o la guerra de Troya. Los tímpanos incluian escenas mitológicas: en la fachada principal del edificio, el nacimiento de Atenea, y en la otra la lucha entre Atenea y Poseidón por ganarse el favor de los atenienses.

El friso mostraba la representación de un festival religioso: la procesión de las Panateneas, que incluye figuras de dioses, bestias y de más de trescientos seres humanos.

La gran escultura criselefantina de Atenea Partenos, que estaba situada como pieza central en el interior del templo, medía doce metros de altura y se calcula que para su elaboración se necesitaron 1.200 kg. de oro y marfil.

Con el paso de los años el Partenón conservó su carácter religioso pasando a ser iglesia bizantina y posteriormente mezquita. En el siglo XVII fue utilizado como depósito de pólvora y sufrió una explosión que destruyó gran parte del edificio.

En el siglo XIX, la decoración de las metopas, frisos y frontones fue expoliada y vendida por el embajador británico en Estambul al Museo Británico, sonde se expone en la actualidad.

Estadio Olímpico de Atenas

Santiago Calatrava
Santiago Calatrava. 2004. Atenas
Foto: kim Bach

Santiago Calatrava es el arquitecto español actual más popular de los últimos años.

A su formación de arquitectura le sumó la de ingeniero civil que cursó en el Instituto Federal de Tecnología de Zurich, donde tras concluir sus estudios trabajó como profesor auxiliar y empezó a aceptar los primeros encargos.

La obra del genial arquitecto valenciano tiene como principal característica la perfecta unión entre arquitectura e ingeniería, lo que supone una verdadera revolución y le convierten en el arquitecto más adecuado para diseñar las grandes estructuras, que son la especialidad de su estudio.

El ejemplo que hemos elegido para ilustrar la obra del artista es la remodelación del Estadio Olímpico de Atenas con motivo de la celebración en la ciudad helena de las olimpiadas de 2004.

El estadio Spyros Louis fue terminado en 1982. Sus defectos estructurales privaron a Atenas de organizar los juegos del centenario en 1996, y con motivo de la concesión de las olimpiadas de 2004 fue proyectada la remodelación del mismo.

Se encargó a Calatrava el diseño del complejo olímpico de deportes de Atenas, que incluía la remodelación del antiguo estadio Olímpico.

Calatrava proyectó además el Pabellón Olímpico techado, el Centro Acuático Olímpico, el Centro olímpico de Tenis y el Velódromo Olímpico.

La remodelación principal suponía la sustitución de la techumbre original y la instalación de dos arcos sobre el techo del estadio, que sostenían la techumbre mediante unos tirantes de acero similares a los que utiliza para sujetar las estructuras de los puentes colgantes.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑